Mañana en Valencia – oportunidades de #empleo

Os voy a contar algo. Hoy ha sido un día muy pero que muy ajetreado. Toda esta semana no he parado de darle vueltas a lo que podría suceder hoy jueves. Tenía confirmada una entrevista de #trabajo que al final se ha tornado en casi tres. Lo que son las cosas. Y la forma en que pueden presentarse los días cuando menos te lo esperas.
Como os digo, ya tenía confirmada la entrevista de esta mañana, a eso de las doce y media, en las proximidades del Turia.
Una prueba tipo casting para el programa “De buena ley”.
La verdad, es que mi experiencia en televisión no ha sido muy larga.
Tuve una primera experiencia cuando estaba en la universidad, en el CEU San Pablo de Madrid.
Uno de los profesores que primer curso de periodismo tenía buenos contactos en aquella Antena3 de antaño, y me invitó junto con otros alumnos a la grabación de uno de los programas de ‘Escuela de Periodismo’.
Recuerdo que tuvimos que ir de traje y corbata a la grabación.
Recuerdo que era en directo.
Recuerdo que era de noche.
Y Recuerdo que tuve el arrojo de hacer una pregunta a uno de los contertulios.
También recuerdo que tuve que hacer de tripas corazón para no trabar mi lengua y conseguir que todo el texto de mi pregunta fuera coherente, sensato, y lleno de sentido.
Lo que no recuerdo para nada es lo que me respondieron.
En fin.
El caso es que parece que casi veinte años después tengo una nueva cita con la caja tonta.
O una precita.
No vendamos la burra antes de llegar al mercado que nunca se sabe qué puede pasar.
Viajo a Valencia acompañado por una amiga.
El día es gris y triste.
Pero lo agradable de travesía es que regreso a la ciudad del Turia meses después de haber ido por temas también de trabajo.
La llegada a la ciudad es tranquila. He previsto hacerlo con tiempo suficiente para poder ubicar correctamente el lugar en el que debo de atender mi entrevista de trabajo.
Recuerdo de lo que he visto en Google Maps, que la calle se encuentra frente a la antigua ribera del río, en dirección a Alicante.
Queda pues vadear la avenida del Mestalla y llegar hasta la vaguada. Girar a la derecha y recorrer tranquilamente las calles hasta llegar a mi destino.
Pero antes, giro a mi izquierda para mostrarle a mi compañera de viaje las maravillas del parque de las Artes y de las Ciencias de Valencia.
Ese magnífico lugar señalado por cuatro inmensos edificios blancos característicos.
Impresionantes.
Cuando regresamos de allí… irremisiblemente me pierdo.
Jajajaja.
Nada grave.
Los problemas inherentes de carecer de GPS en el coche.
Pero Valencia es ciudad de contrastes y yendo dirección Alicante pienso que encontraré finalmente mi destino.
Lo hago.
Al llegar recuerdo que hace algunos meses realicé por esa misma zona una entrevista de trabajo.
No recuerdo la empresa… Pero recuerdo el lugar ahora con claridad.
Tenemos tiempo antes de que mi cita dé comienzo.
Damos un paseo por la ribera urbanizada.
Coloreada de jardines, parques y zonas de ocio para todo tipo de personas.
Subiendo una colina (que no una montaña) un mirador nos permite echar un vistazo desde arriba sobre la ciudad.
Estamos a seis pisos de altura sobre el asfalto.
Delante, aún quedan unos veinte pisos más hasta llegar al cielo de Valencia. Un imponente edificio coronado por una pirámide rasga la línea del cielo.
Bajo nuestros pies, el río de adivina en forma de estanque.
Vemos cisnes alineados esperando la primavera para verse llenos de turistas deseando pasear en su interior.
Regresamos de nuevo hacia donde dejamos el coche.
Mi acompañante y yo nos quedamos en la cafetería haciendo tiempo hasta que llegue la hora prevista.
Mi Blackberry titila sin cesar.
Me resulta irritante tener que leer mensajes cuando estoy acompañado.
Más, cuando es día laborable y en teoría lo que debiera de recibir fueran mensajes de trabajo.
En absoluto.
Me llueven mis subscripciones a ofertas de empleo de diferentes portales, avisos de menciones en Twitter, de mensajes en las redes sociales.
Uno de ellos me llama la atención.
Una empresa de… Valencia… se ha interesado por mi perfil.
Me pregunta si estaría interesado en hacer… en que diera como formador un curso de redes sociales para una empresa.
Me disculpo.
No quepo en mí de gozo.
No es una vacante a la que optar enviando mi currículo.
Bueno, sí lo es, pero por la forma en que me lo dicen es como si el puesto fuera para mí.
Les respondo en el momento. Les remito mi currículo. Información. Mi total disposición para lo que necesiten.
Incluso si no soy seleccionado para ese puesto.
Estoy disponible para lo que surja.
Les comento que incluso cuento con un curso propio que dejo a su disposición por si quieren moverlo.
Quedan en que me dicen algo a lo largo del día.
Así que, al cabo del rato, me dispongo a enfrentarme a mi entrevista para el casting del programa de televisión.
La entrevista es corta.
Lo que más les interesa es cómo damos ante las cámaras.
Hemos de rellenar un cuestionario… Nombre, apellidos, edad… lo de siempre.
Un documento de confidencialidad.
En las mesas de al lado hay varias personas esperando por parejas.
Nos dan las instrucciones.
La espera no se hace demasiado larga.
Veinte minutos después de haber llegado, pasamos a la audición.
Estoy tenso. Inseguro. Nervioso.
No se va todos los días a un casting de este tipo.
En mi vida había hecho ninguno.
Acabamos.
Me piden que me quede.
Que repita.
Que me encienda.
Que sea apasionado.
Lo intento.
Me pongo más vehemente que la vela de un candil.
Termino.
Me despido.
Me comunican que la semana que viene posiblemente tendré que hacer una nueva prueba ante la responsable.
Realmente me interesa por el sueldo.
Por un día de trabajo pagan muy pero que muy bien.
Nos vamos.
Recojo a mi amiga en el bar.
Entre risas comentamos lo que ha pasado.
Es casi la hora de comer y teníamos previsto hacer ruta de vuelta para Castellón.
Durante el viaje me asaltan las dudas.
Si me cogen como formador no sé si esta experiencia en televisión puede ser positiva o negativa para mi imagen.
Dudas.
Llegamos.
Al caer la tarde tengo la confirmación de la empresa de formación.
Soy la persona seleccionada.
Les invito a que nos veamos mañana para aclarar detalles.
El curso es la semana que viene. Miércoles, jueves y viernes.
Un curso in-company.
Nada mejor, ni momento más adecuado.
Me lo creo pero no del todo.
Esperemos a ver qué depara la reunión de mañana.
Mañana de nuevo a Valencia.
Pero es por algo que va a merecer la pena.
El inicio de una nueva etapa en mi vida.
Hay luz al final del  túnel.
Y el aroma que percibo de allí es el del azahar.
Entrada del 3.
Es marzo.
Año 2.
2011

#TheSocialMediaLab ofrece servicios de consultoría y de formación en redes sociales. Infórmate de los cursos en . Si quieres informarte de nuestros servicios, entra en http://www.contactme.com/4ded560c3842590001006cbb/embed.

Si buscas empleo, mi ebook te ofrece ‘Cómo usar las redes sociales para conseguir un empleo’. Puedes descargarlo en http://www.bubok.es/libros/216096/Como-usar-las-redes-sociales-para-conseguir-un-empleo.

The following two tabs change content below.
Consultor y Estratega en Social Media y Marketing Digital. Mentor en redes sociales y marca personal. Escritor. Conferenciante. Formador. HootSuite Ambassador Lat-Am y España. Profesor de comunicación digital y marketing digital. Director de formación y profesor en Escuelas de Negocio y centros de estudios. Asesor de empresas en las Cámaras de Comercio de la Comunidad Valenciana.

QUÉ DICEN DE MÍ MIS CLIENTES

Nos interesa tu opinión. Déjanos tu comentario (gracias)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.