La realidad es otra: Las empresas no apuestan por la movilidad del trabajador3 minutos de lectura

Os voy a contar algo. Hoy me he llevado una gran decepción. Llevo tiempo estudiando los movimientos que las empresas hacen en las redes sociales. Buscando ofertas de empleo sobre Community management y sobre formación, pero también algunas otras sobre mi campo específico: la comunicación per se. Llevo tiempo apuntándome a todas y cada una de esas ofertas sin importarme lo lejos que pueda estar el puesto de trabajo, dentro del territorio peninsular.


En mi caso, con veinte años de experiencia a mis espaldas en el campo de la comunicación, y sin ninguna atadura social ni personal que me una a ningún lugar específico, puede decirse que soy de los pocos que sobrepasa los cuarenta, dispuesto a cambiar de aires y mudarme sin hacer pregunta alguna.

Tanto en los portales de empleo como en las páginas web de empresa, los mensajes de microblogging de las redes sociales, o las recomendaciones de amigos y de conocidos. Mi búsqueda ha sido y es prolífica y generalizada.

La decepción ha tenido lugar esta mañana mientras revisaba el estado de mis candidaturas de un conocido portal de empleo. El noventa por ciento de las empresas han desestimado mi perfil por no ser de la provincia vacante. Y lo peor, es que dicho portal te permite incluir cinco diferentes currículos con cinco diferentes direcciones postales, de modo que cuando te apuntes a alguna de las ofertas de empleo, fuera de tu lugar de residencia, lo puedas hacer personalizando el sitio desde el que optas.

En concreto, yo me he creado perfiles en las principales capitales de provincia de mi interés: Madrid, Barcelona, Valencia, Alicante, Castellón y Murcia. Y desde el pasado mes de enero, las ofertas a las que me postulaba como candidato tenía que ver con el Community management y la comunicación (interna, externa y de empresa).

Mi sorpresa ha sido mayúscula. Sobre todo porque en todas ellas se exige un mínimo de experiencia de cinco años. Pero lo peor son los comentarios al dorso de las empresas, aquellos en los que te dan las razones por las que ni siquiera optas al puesto: no residir en la provincia vacante (cuando el currículo que remito es de dicha provincia como poco).

Y a tener en cuenta también, los correos que dicho portal de empleo te remite a tu dirección cuando -SUPUESTAMENTE- has pasado el primer corte y has sido preseleccionado, y sin embargo, la empresa ni se ha puesto en contacto contigo, ni te ha comunicado su interés por tu perfil, y ni tan siquiera te ha emplazado para una primera entrevista.

Me parece que las empresas no apuestan por la movilidad del valor del trabajador en paro. No apuestan por la experiencia, allá donde se encuentre. Me parece que las empresas prefieren ahorrarse una inversión a futuro y tirar de recursos locales menos experimentados, aunque lo que soliciten sea, de cómo mínimo, de profesionales de reputada experiencia.

Sic transit gloria mundi.

Entrada del 20.
Es abril.
Año 2.
2011


#TheSocialMediaLab ofrece servicios de consultoría y de formación en redes sociales. Infórmate de los cursos en . Si quieres informarte de nuestros servicios, entra en http://www.contactme.com/4ded560c3842590001006cbb/embed.

Si buscas empleo, mi ebook te ofrece ‘Cómo usar las redes sociales para conseguir un empleo’. Puedes descargarlo en http://www.bubok.es/libros/216096/Como-usar-las-redes-sociales-para-conseguir-un-empleo.

The following two tabs change content below.
Consultor y Estratega en Social Media y Marketing Digital. Mentor en redes sociales y marca personal. Escritor. Conferenciante. Formador. HootSuite Ambassador Lat-Am y España. Profesor de comunicación digital y marketing digital. Director de formación y profesor en Escuelas de Negocio y centros de estudios. Asesor de empresas en las Cámaras de Comercio de la Comunidad Valenciana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.