Acción – reaCción – repercisióN – Día 3. Año 0.


Os voy a contar algo. ¡Qué estrés! Parece que la frase «Si hoy es martes, estamos en Bélgica» (título de la película del año 1969 en la que se relatan las aventuras y peripecias de un grupo de turistas que realizan un viaje a través de 7 países europeos en 18 días) da fe de la sensación de agobio que he padecido hoy.

Y precisamente hoy es martes.

Pero en lugar de estar en ese país bajo, yo me encontraba en Almassora (Castellón). Apenas comenzaba la mañana en Onda (también en Castellón), dispuesto a iniciar mi jornada de trabajo junto a un compañero y amigo.

La mañana saludaba fría pero soleada.

El cielo completamente despejado. Los primeros comentarios que intercambiamos van dirigidos a exponer nuestra estrategia de trabajo. Pero inmediatamente se derivan hacia la principal preocupación del día, que no es otra que una importante reunión que tenemos a las cinco de la tarde.

Y cuando pienso en cómo recopilar todas mis ideas que contaros en estas líneas, me hace gracia la coincidencia de esta frase con los versos de Federico García Lorca, que incluyo como entrada de este blog.

Y, ahora que lo pienso… Edgar Alan Poe escribió una cadencia similar en el poema «El Cuervo».

Pos ala, lo incluiré también como entrada de este blog, para deleite de mitómanos (hubo un capítulo de Los Simpson dedicado a este poema, ¿Lo recordáis?).

Al grano, que me pierdo.

Decía que teníamos una reunión a las cinco de la tarde. Vital. Incierta. Indeterminada.

De las que te quitan el sueño, y te arropan en la noche entre pesadillas porque sabes a ciencia cierta que es algo que escapa a tu control. Anduvimos meditabundos, mi compañero y yo, cabilando en la forma de abordarla. En la manera mejor de conseguir que nuestro objetivo fuera crear una necesidad en nuestro cliente. Y todo ello sin dejar de realizar nuestro periplo y nuestro cometido cotidiano. Sin abandonar nuestra responsabilidad como insignes trabajadores retribuidos por cuenta ajena.

A las tres, reunión. Pero ésta, menos importante. Es con la jefa. No es que le quite importancia a la jefa. No. Para nada. Solo que no es la que me ha tenido en vilo todo este tiempo. Suerte hemos tenido. Será en la misma villa (la de Onda). Por lo que no habremos de perder tiempo en desplazamientos inútiles.

Y luego de ella, rapiditos y azorados, rumbo a nuestro destino.

Nada.

Digo que no ha sido nada.

Que tanto estres… para nada.

Que tantos nervios, para nada.

La tarde fue buena, la reunión inmejorable, y conseguimos contentar a dos partes: al cliente y a la parte contratante de la primera parte (nunca mejor dicho, ya que trabajo para una contrata de otra empresa). Así que feliz y contento, como una perdiz. Y con ganas de soltarme, de entilarme… de salir corriendo a sentir el frío de la noche bajo un gorro de lana, paseando por las suaves dunas de la playa.

Es martes.

Mañana será otro día.

Diario desde la Playa.
Entrada del 24.
Es noviembre.
Año 0.
2009

The following two tabs change content below.
Consultor y Estratega en Social Media y Marketing Digital. Mentor en redes sociales y marca personal. Escritor. Conferenciante. Formador. HootSuite Ambassador Lat-Am y España. Profesor de comunicación digital y marketing digital. Director de formación y profesor en Escuelas de Negocio y centros de estudios. Asesor de empresas en las Cámaras de Comercio de la Comunidad Valenciana.

QUÉ DICEN DE MÍ MIS CLIENTES

Nos interesa tu opinión. Déjanos tu comentario (gracias)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Toño V. Chanal

    la buscaré… porque no me suena nada de nada… o quizá sí que me suene!

  2. Silvia

    Para el final de tu día te pegaba la canción «Enero en la playa» de Facto Delafé.